Fold Out / Desplegable MNA & MUSEF La Paz

https://potosiprincipleprocess.files.wordpress.com/2011/03/plano-pp.pdf

Textos del desplegable

Manual para los cuatro capítulos y las siete proposiciones de rutas

En el punto de partida, para explorar la exposición, usted puede tomar diversos caminos, pero siempre cruzará los mismos enclaves geográficos: son los lugares de los que provienen los artistas que hemos invitado a responder a las imágenes de Potosí, actualizandolas partiendo de su propia situación local en las actuales “ciudades del boom”. Son los mecanismos de explotación vigentes, respaldado por la producción de hegemonía cultural en estos lugares y ciudades, que perpetuan el Principio Potosi en nuestros dias y virtualmente en todos los tiempos y todas partes del mundo globalizado. De hecho existen múltiples puntos de partida, como existen multiples enfoques a lo que llamamos Principio Potosí. Sin embargo quisieramos sugerir al visitante de la muestra cuatro ejes temáticos para explorar la muestra, que encontrará a lo largo de siete caminos cuyos respectivos planos de ubicación encontrará en este desplegable.

Capitulo 1 (MUSEF): Existe una acumulación originaria que sólo se llama así
El primer capítulo es a la vez el más largo y se divide en cuatro rutas representadas por cortes de tijera. La primera ruta enfoca el contexto histórico y la función de las imágenes para lo que Marx analizó como “la llamada acumulación originaria”; la segunda enfoca la capitalización de la vida; la tercera analiza la administración de la vida; y la cuarta enfoca la migración de la vida.

Capítulo 2 (MNA): Existen los derechos humanos para tener derechos sobre los humanos analiza la instrumentalización de los derechos humanos por parte del sistema de dominación y el doble discurso que así genera.

Capítulo 3 (MNA): ¿Cómo podemos cantar el canto ajeno en la tierra del Señor? interpreta los mecanismos de producción de hegemonía y la instrumentalización del arte como instrumento de legitimización por parte de las élites financieras.

Capítulo 4 (MNA): El mundo al revés demuestra que la producción de imágenes no fue completamente asimilada por la tecnología del poder, y que ella misma podría ser, en su forma representativa, un temor y una venganza anticipada contra la imposibilidad de representación.

¿Cómo podemos cantar el canto del Señor en tierra ajena? (Introducción)

Al igual que la noción de “Principio Potosí” puede tener dos sentidos, el histórico y el mecánico, así también las imagenes coloniales tienen dos caras: Un lado de resplandor y representación del imperio ideológico colonial. Y otro lado que comúnmente vemos escondido contra la pared. Metafóricamente hablando, ésta última es la cara cuyo análisis queremos emfatizar con esta muestra.

Comienzos del siglo XVII Potosí era una de las ciudades mas grandes del mundo – comparable con Londres o París. En Potosí no solo las herraduras de los caballos eran de plata. La leyenda dice que con la plata que viajó de Potosí a Europa podría haberse construido un puente que cruzara el Atlántico y llegara hasta el Puerto de Cádiz. Aquí se inició un fuerte proceso de acumulación económica que podría ser considerado como el inicio de un sistema global de intrincados flujos materiales y simbólicos: La Modernidad.

Pero aún hoy se sigue discutiendo cómo calcular cuántas personas murieron a causa del trabajo forzado en las minas. La cifra asciende a cientos de miles, y no ha dejado de aumentar (por ejemplo con el final de la colonia): sigue creciendo más allá de la colonia y de los docientos años de independencia republicana hasta nuestros días.

La plata de Potosí se embarcaba con destino a Cádiz. El rey tenía tantas deudas que en el mismo puerto se cargaban barcos para las Bolsas de toda Europa. Este proceso inauguró una dinámica decisiva para el desarrollo de la industria, de la banca, de las compañías de comercio coloniales, de sus barcos de guerra, de esclavos, y de la industria agrícola, así como para la expulsión, la depauperación y la utilización de personas como mano de obra.

Al mismo tiempo Carlos Marx analiza el principio de la llamada “acumulación originaria” en Inglaterra cuyo movimiento fue doble: el “traspaso” de seres humanos de un sistema feudal, con el fin de liberarlos y eliminarlos simultáneamente en el proceso de explotación. Creemos que esta “acumulación originaria” no es sólo un caso histórico. Tiene lugar virtualmente en la totalidad del mundo globalizado en el presente, y, al mismo tiempo, en todas las formas históricas.

Si bien esta utilización tuvo lugar en Europa y en las colonias a la vez, marcó el comienzo de un sistema que ya desde entonces tenía un alcance global. Nuestro proyecto quiere dejar constancia de que es imposible pensar la sociedad colonial o republicana, la sociedad europea moderna y su sistema económico sin sus mismas condiciones coloniales y los crímenes asociados a ellas; quiere señalar que estas condiciones han seguido vigentes hasta hoy y en todas partes.

En esta dinámica se liberaba una producción masiva de imágenes, que primero llegaban por barco a las colonias y, una vez allí, generaban imágenes propias. La colonización y evangelización de Sudamérica fué también un laboratorio de función ideológica que bajo la coacción de la Contrarreforma impuso una tremenda industria de imagenes para moldear el imaginario colonial. Aquí mostramos algunas de ellas como testimonios de que la hegemonía cultural no es una dimensión simbólica sino una forma de violencia.

No podemos pedir a estos testimonios que nos muestren la continuidad directa hasta las condiciones hegemónicas actuales y la creación de valor globalizada. Pero podemos afirmar que existen relaciones entre la función de la pintura colonial y aquella que adopta el arte en el presente para dotar de legitimidad a la nueva elite de la globalización. Existe también una simultaneidad y una falta de clausura de la Historia que permite interpelar la producción artística contemporánea mediante esta pintura. Si existen paralelos entre la riqueza y el lujo, como plusvalía de sentido en la ciudad floreciente de Potosí en los siglos XVI-XVIII, y los actuales centros de acumulación de un capitalismo totalitario y sus bienales, entonces esto afecta
también a nuestro propio involucramiento con este último, ya sea como productores culturales o como ciudadanos de cualquier Estado-nación vinculado al mercado mundial.

Igualmente importante es que para todos nosotros es fundamental puntualizar que la producción de imágenes no fue completamente asimilada por la tecnología del poder, y que ella misma podría ser, en su forma representativa, un temor y una venganza anticipada contra la imposibilidad de representación; que de hecho hay límites y bordes dentro de esta inmanencia infinita del poder, y que existen antagonistas, caprichosos, corruptibles, inquietos, que no son asimilados por ella.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: